¿Quién soy?

about me

Hola, me llamo Marisa Citeroni y radico en la Ciudad de México. Tengo veintitantos años (confidencial ja ja) y disfruto mucho de la lectura, de bailar, y de escuchar música. Estudié arquitectura en la UNAM y trabajo en una planta constructora.

¿Por qué poner un blog? Soy una persona muy solitaria y no tengo con quién platicar (a veces le platico mi vida a algún árbol o a mis peces) pero en realidad es que no estoy rodeada de muchas personas. Es por eso que decidí abrir mi blog, contar sobre mi y sobre las cosas que me pasan y me interesan.

Traté de hacer el blog más interactivo posible. A mi me gusta que me retroalimenten sobre mis posteos y abrí la pestaña de “cuéntame tu historia”. Así como yo cuento mi vida, me gustaría que me contaras la tuya y desarrollar lazos de amistad.


Mis pasiones

Además de los proyectos arquitectónicos tengo diferentes pasiones que proyectan mi personalidad de manera directa. Hoy platicaré de una de las costumbres más extrañas que tengo.

Además de cultivarme mentalmente, me encanta hacerlo fisicamente y aunque algunos de ustedes no lo crean, me gustan lastres marciales. Empecé desde pequeña en Tae Kwon Do pero las patadas y los golpes no eran lo mío, así que decidí cambiarme a Yoga. Me gustaba pero nunca sentí una exigencia física importante y fue que encontré una disciplina que cambió mi vida por completo. El Judo.

El Judo es un arte marcial japonesa muy antigua que consiste en derribar a tu oponente usando su propia fuerza o inercia, eso fue lo que más me gustó. Empecé en un club pequeño y con los fundamentos básicos, para después competir a nivel clubes.

Me ha cambiado la vida por completo ya que además de ejercitarme fisicamente, el Judo me ha enseñado a relajarme y a pensar de diferente manera. Combina temas físicos con espirituales y la manera de ver las cosas se ha transformado a partir de que lo practico. Si alguien de ustedes les interesa, dejo aquí los datos del club en donde tomo clases.

Gracias por leerme, los quiero.


Contáctame

Mándame mensaje, te aseguro que te voy a leer y tal vez, podamos crecer alguna amistad.